EL CÓNSUL INFILTRADO

El 2 de noviembre de 1972, tres jóvenes comunistas accedieron al consulado francés de Zaragoza y provocaron un incendio que acabó con la vida de Roger Tur, cónsul honorario de Francia.
Años más tarde, en una desclasificación de los archivos de la CIA, se supo que durante la guerra el cónsul espió a los nazis y entregó sus informes a los norteamericanos.